Escrito por Daniella Yannuzzelli

niños ayudando en tareas del hogarComo padres, siempre queremos que nuestros hijos sean los mejores en el ámbito estudiantil, deportivo o social para que sean reconocidos, y de esta manera puedan ser exitosos. Pero no basta con insinuárselos o pedírselos claramente, porque podrían sentirse presionados por nosotros; lo ideal es que ellos lleguen a tener ese sentimiento de querer hacer bien las cosas y querer ser mejores por sí mismos.


Lo primero que debemos asegurar, es que el niño tenga fortalecida su autoestima. Muchos niños son tan sensibles que se debe tener cuidado al momento de corregirlos, porque pueden llegar a pensar que no son amados, no son inteligentes o no son capaces de realizar alguna actividad que se les haya encomendado. En esta tarea están involucrados padres y maestros.

Estas son algunas pautas muy sencillas para potenciar la autoestima de los pequeños:

Incrementa su responsabilidad.  Es importante hacerle conocer al niño que tiene la capacidad de realizar las tareas que le asignamos. Podemos darles tareas acorde a su edad, sencillas pero muy significativas como por ejemplo: Que nos recuerden algo en la noche, que coloquen la mesa, sacar la funda de basura afuera o arreglar su dormitorio. Estas actividades harán que se sientan útiles dentro del grupo familiar y que son capaces de cumplir.

Escúchales siempre. En ocasiones, por los avatares de la vida cotidiana, asumimos que cualquier cosa que los niños nos quieren decir, son cosas insignificantes y sin importancia, siendo esta percepción un error muy grave, ya que para ellos puede ser un tema de suma importancia. Cuando una niño quiera conversar, asegurémonos de prestarle mucha atención, y de ser posible reforzarlo con frases de aliento o haciéndole preguntas relacionadas a su conversación.

Cuando el niño se siente escuchado refuerza la idea de que es alguien valioso y merece su atención.

Muéstrele afecto. Para los niños es vital recibir muestras de cariño y afecto, así como las plantas necesitan de la lluvia. No hay duda que nosotros amamos a nuestros hijos, sin embargo ellos requieren que se lo digamos y demostremos constantemente.

Para dar aliento y motivar a nuestros hijos debemos de constantemente decirles frases que se enfoquen en el esfuerzo que tanto el niño como el adolescente este realizando. Evitando alabar simplemente el resultado obtenido.

Por qué? Al motivar el esfuerzo el niño aprenderá a valorarse independientemente del resultado q obtenga. Un determinado niño no va a ganar siempre en todo lo que se proponga.  Si siempre se le felicita o alienta por las muchas veces que ha ganado algo, ¿cómo se sentirá el día que por alguna razón no lo logra?

Por otra parte,   al decirle frases como “lo hiciste tal y como te lo dije”, “que niño tan bueno” entre otras lo estamos acostumbrando a que siempre debe complacernos. A futuro  podría llevar a ser un carga emocional fuerte y sentirá que nuestro cariño es condicional a su comportamiento.

Para resumir, la frase de aliento debe enfocarse en el esfuerzo y no el resultado obtenido.

Algunas de las frase de aliento que se pueden servir de ejemplo son:

– Tus notas reflejan tu esfuerzo y dedicación.

– Debes estar muy orgulloso de ti mismo.

– Gracias por tu ayuda, la aprecio mucho.

– Mira cuanto has progresado!

– Estoy segura de tu talento. ¡Atrévete !

– Estoy seguro encontrarás una solución.

– Noto que cada día te sientes más seguro de tus habilidades.

– Gracias por ayudarme con la cena, fue una gran ayuda.

– ¿Qué piensas sobre ese problema?

– Confío en que tu puedes resolverlo.

Si quieres conocer más acerca de este y otros temas que nos ayudan a tener una mejor comunicación y vínculo con tus hijos escríbenos o llámanos al 0999 777 525.

Influencia Positiva
@influenciapositivaec
inlfuenciapositivaec@gmail.com

niños ayudando en tareas del hogar

Fuente de imagen: www.imagui.com