Nervios, emoción… son muchas las sensaciones que se experimentan en esta etapa en que al fin conocerás a tu bebé. El éxito del nacimiento dependerá del tipo de parto y la duración de sus fases.

Las primeras señales y las falsas alarmas
Los síntomas de advertencia que tienen las gestantes nunca son los mismos. Se presentan diferentes en cada mujer, incluso entre un embarazo y otro en la misma gestante. Por eso los consejos no ayudan mucho y la gestante debe orientarse sola siguiendo las instrucciones de su ginecólogo.

Lo más característico del inicio del parto son las contracciones del útero, el rompimiento del agua fuente y la pérdida del tapón mucoso. Es indistinto el orden de los síntomas y suceden de pronto. Tanto así, que la gestante puede que no lo note o lo confunda como en el rompimiento del agua fuente.

Falsas Contracciones
Muchas gestantes se confunden con las contracciones, ya que no siempre indican el inicio del parto. Hay que tomar en cuenta que las falsas contracciones se parecen a los cólicos menstruales y son irregulares. En cambio las verdaderas son dolores muy intensos, ocurren de manera constante y se intensifican con cada movimiento.